21 julio 2017

Préstamos rápidos online

Los minicréditos al instante son la solución más idónea para todo tipo de imprevistos económicos, pero también nos puedes utilizar para darte un capricho. A día de hoy, si existe un sector en alza con muchas posibilidades y cuyo futuro parece que seguirá siendo prometedor, ese es el de los préstamos rápidos online.


Puedes utilizarlos para un sinfín de finalidades; ya sea para hacer unas reformas en tu casa, para arreglar el coche, dar la entrada de una vivienda, para pagar el primer mes y la fianza del alquiler, para renovar el móvil o comprar un ordenador nuevo o sencillamente para comprarse un capricho, incluso para irse de vacaciones de verano.

Has leído bien, con los créditos rápidos al instante puedes irte de vacaciones de verano donde quieras y cuando quieras. Como son productos financieros que se conceden sobre la marcha, de este que lo solicitas hasta que te los conceden pasan sólo unos minutos, así que puedes improvisar unas vacaciones, aunque sean una escapada, siempre es posible.

Conseguir este tipo de mini pr√©stamos es muy sencillo; para ello debes de cumplir tres requisitos imprescindibles: tener un tel√©fono m√≥vil, o una fuente de ingresos demostrable, (no tiene por qu√© ser una n√≥mina ni una pensi√≥n) y ser mayor de edad. Si cumples los tres requisitos, lo √ļnico que tienes que hacer es solicitar la cuant√≠a que precisas y establecer un plazo, el que m√°s te convenga para reembolsarlos.

A continuación de veras que rellenar los datos personales que te piden en la solicitud, (nombre y apellidos, carnet de identidad, estado civil, fecha de nacimiento, hijos a tu cargo, datos de la empresa, teléfono y similares). Una vez finalizado el formulario que apareciera una casilla de política de protección de datos la cual debes aceptar, luego haces clic en el botón de solicitar y ya está listo.

Desde que en días la solicitud hasta que te responden que pasan sólo unos minutos. Y si te estás preguntando cuántas posibilidades hay de que te lo concedan o no, te podemos decir que lo más probable es que sí, pues el porcentaje de solicitudes concedidas es muy alto. Así que ya lo sabes, si necesitas dinero para tus vacaciones, los préstamos rápidos y sin aval son tu mejor opción.

Estos cr√©ditos r√°pidos se pueden utilizar para hacer reformas en la casa. Y es que en verano son muchas las personas que aprovechan para hacer todo eso que durante el resto del a√Īo no tienen tiempo. Como es pasar m√°s tiempo a el aire libre, salir con los amigos y como no pod√≠a ser de otro modo aprovechar para hacer reformas en la casa.

Durante la estación veraniega, siempre resultan más cómodas porque se dispone de más tiempo para dedicarnos a ellas plenamente. Las reformas dejan la casa desordenada y llena de polvo, por ese motivo, el hecho de quitarnos de encima la obra en menos tiempo es algo que gusta a todo el mundo y con razón. Además, seguro que no sale más barato porque si se trata de una reforma que podemos hacer nosotros mismos nos estaremos ahorrando dinero.

Existen varios tipos de reformas, una son las integrales, o sea, tirar la casa por la ventana y reformar la entera, tanto en estructura como en decoraci√≥n. Reformar la fachada o hacer una rehabilitaci√≥n, se hace habitualmente para llevar a cabo un mantenimiento de la vivienda y siempre resulta conveniente, sobre todo cuando la vivienda es antigua. Tambi√©n est√°n las reformas estructurales, cuando se hace un cambio en la distribuci√≥n de la vivienda; por ejemplo, si la habitaci√≥n tienes pa√Īo, puede estirar el ba√Īo y ampliar el dormitorio. Si tienes una cocina peque√Īa y un sal√≥n muy grande y adem√°s lo permite la estructura de la vivienda puedes unificar ambos espacios. Puede que tengas la vivienda perfecta, la distribuci√≥n y la estructura, pero que te hayas cansado de su decoraci√≥n. En este caso hablamos de darle un cambio de aire a el hogar. Reformar una sola habitaci√≥n, puedes reformar s√≥lo una habitaci√≥n o espacio de la casa que no te guste; ya sea el ba√Īo o la cocina, que son las que m√°s se suelen reformar.

Es recomendable elaborar un boceto de lo que quiere reformar y c√≥mo te gustar√≠a que quedara. Escoge los materiales quema que gusten y otros que puedan sustituirlos. F√≠jate un presupuesto m√°ximo para invertir. No olvides valorar las diferentes opciones entre hacerlo t√ļ y hacerlo una empresa. Solicita un cr√©dito al instante con la cuant√≠a que te haga falta. Y a disfrutar de tu nueva casa.

Son cada vez más las personas que se preguntan si pueden conseguir un préstamo estando en las listas de ASNEF. Muchas personas creen que estar en un fichero de morosidad les impide acceder a cualquier tipo de crédito, sea cual sea la entidad que lo emitan. Pero esto no siempre es así, ya que de algunas de ellas sí que se puede conseguir.

Los pr√©stamos con ASNEF nos aportan soluciones financieras que nos permitir√°n conseguir un pr√©stamo r√°pido o la del aunque aparezcas en un listado de morosos. Con ellos puedes conseguir dinero aunque no te vas en, por poner un ejemplo, una compa√Ī√≠a el√©ctrica o una empresa de telefon√≠a m√≥vil, que suele ser lo m√°s com√ļn.

Este tipo de préstamos online inmediatos, los puedes utilizar para el fin que te haga falta, ya sea para pagar las tasas de matrícula universitaria, para hacer una reforma en tu casa, para realizar un viaje o para comprarte un coche nuevo; la verdad es que con los créditos con ASNEF puedes cubrirla. No te pedirán que justifiques el crédito, puedes pedirlo para lo que necesite sin tener que dar ninguna explicación.

Para conseguir un préstamo con ASNEF hay que seguir los siguientes pasos: lo primero es rellenar el formulario de solicitud con tus datos, la cuantía que necesitas y el plazo de devolución. A continuación la entidad la recibirá y la analizara. Durante el análisis estudiarán tu caso en concreto para verificar que cumples con los requisitos mínimos. Como esto son muy pocos, la respuesta la recibirás casi al momento con la concesión del crédito. Una vez el crédito te ha sido aprobado, pero ingresarán en tu cuenta corriente prácticamente al instante.

Aunque tengas ingresos demostrable, seas mayor de edad y tengas una cuenta para que crearan el ingreso es suficiente.

Si necesitas un coche, si vas a hacer unas reformas en tu casa o vas a comprarte otra y necesitas un dinero rápido, la solución está al alcance de tus manos con los préstamos rápidos online.

Hablamos de especialistas en  prestamos r√°pidos, por lo que le garantizamos un procesamiento r√°pido de su solicitud de  pr√©stamo.

No dudes en utilizar el simulador de  prestamos online, el cual  permite un f√°cil manejo de las diferentes solicitudes de cr√©dito.

No tienes más que ir al simulador de crédito y calcular la velocidad del rayo el calculo del préstamo online que quieres conseguir. Si tuvieras preguntas adicionales sobre la concesión de una línea de crédito, puedes hacerlo también por teléfono.

Es posible también que no ahorraras en su momento y ahora te surgan gastos adicionales e inesperados que vienen a surgir siempre en el momento más inoportuno, pues para ese tipo de casos principalmente es para lo que están enfocados los préstamos rápidos online.

Estos cr√©ditos online suelen solucionar todo tipo de necesidades, desde una multa que no te esperabas, hasta llevar el coche al taller, pasando por hacerle unos arreglillos a tu casa, igual s√≥lo es la cocina o el cuarto de ba√Īo o puede ser tambi√©n el coche que siempre has deseado; es preciso tambi√©n que lo que necesites sea un viaje que te vuelva a cargar las pilas. Bien, todas estas circunstancias las tendr√°s cubiertas con este tipo de cr√©ditos online.

Soluciones habituales de los  pr√©stamos online inmediatos: Una cuenta imprevista, el coche necesita ser reemplazado, una su casa, puede utilizar un lavado de cara. Tal vez s√≥lo la cocina o  el coche de tus sue√Īos, tu has visto o si necesita un viaje relajante y bonito?. Todas estas circunstancias estan cubiertas con los  pr√©stamos rapidos online.

Solicita ahora tu préstamo rápido online y obtén el dinero que necesitas.

20 julio 2017

Cómplices de una farsa

Ha venido a verte alguien importante, alguien que te haya dicho qu√© delito has cometido... Nadie ha hablado conmigo, ni me ha dicho nadie nada. No s√© lo que va a pasar... «Pero cuando llegu√© por la tarde a casa de mi abuela, una llamada telef√≥nica me anunci√≥ que al d√≠a siguiente deb√≠a presentarme en la Sala Universal de las FAR, porque iba a comenzar el juicio contra mi padre. No me lo pod√≠a creer. Ni siquiera hab√≠a podido buscar un abogado. No se preocupe ust√© por los abogados, replicaron, que ya los puso la Revoluci√≥n. Son abogados de oficio del Ministerio del Interior. Las mujeres de Patricio y de Tony compart√≠an la misma indignaci√≥n, pero ¿y los abogados...? 

Ni siquiera han venido a hablar con la familia, a preguntarnos algo. «Los familiares fuimos colocados en la parte derecha de la sala. Los acusados, en primera fila, y detr√°s una hilera de tropas especiales. Y en el aforo, militares con sus gorras y sus condecoraciones. No pod√≠a soportar aquello, sent√≠a rabia, odio. Quer√≠a gritarles, idesgraciados, ustedes son c√≥mplices de esta farsa...! «Tras el primer descanso nos condujeron a una sala para hablar con los abogados. Ya estaban los dos frente a m√≠. Uno negrito, el de mi padre; el otro muy gordo, el de mi t√≠o Patricio. "Yo conozco a Patricio desde hace mucho tiempo", le dice el gordito a Mar√≠a Elena; "ha sido un hombre √≠ntegro y no puedo comprender lo que sucede, pero si le digo la verdad no he tenido tiempo de leerme el expediente, as√≠ que no s√© bien c√≥mo voy a organizar la defensa". «Era humano, pero el abogado de mi padre, imag√≠nate, me dice: "yo a su padre no lo puedo defender, porque para m√≠ defenderlo es una deshonra, iqu√© quiere que haga yo!", pues que dimita, le replico, "no puedo, porque es una tarea que me ha impuesto la Revoluci√≥n y tengo que cumplirla, y ya ver√© lo que hago, porque es muy dif√≠cil..." 

«El juicio dur√≥ algo m√°s de una semana, una angustia completa. Todo estaba marcado de antemano, las preguntas del fiscal, las respuestas, todo dirigido al fin perseguido, y cuando un acusado pretend√≠a salirse del libreto enseguida lo cortaban, no, eso no es materia del juicio, y si se rebelaba lo llevaban fuera de la sala, le daban una pastilla y lo hac√≠an callar. Durante una semana y media la televisi√≥n pas√≥ informaci√≥n y escenas del juicio, previamente manipuladas. Yo me sent√≠a tan rabiosamente impotente que la boca se me llen√≥ de llagas por dentro, algo psicosom√°tico, supongo, la impotencia, el no poder nada. Sal√≠a rendida de las sesiones. «Cuando el fiscal pidi√≥ las condenas, el √ļltimo d√≠a de juicio, los familiares estallamos. Mar√≠a Elena le grit√≥ maric√≥n al fiscal, hijo de puta, aquello era una tormenta de insultos, y a m√≠ me dio por decirle a mi pap√° que no se preocupara, que yo iba a hacer una gesti√≥n, pero que a √©l no le iba a pasar nada. Al llegar a Patricio de la Guardia, el fiscal aclar√≥ que √©l no estaba relacionado con el narcotr√°fico, a pesar de lo cual ped√≠a la m√°xima pena de reclusi√≥n para √©l «por haberle faltado la entereza y el valor de un general revolucionario para denunciar a su hermano».

«Me acuerdo que fuimos a ver a Garc√≠a M√°rquez, una de las casas m√°s lujosas de Siboney, regalo de Fidel, que conoc√≠a muy bien a mi padre, y √©l, asombrado, dec√≠a esto no puede ser, nadie lo quiere, Fidel estar√≠a loco si permitiera las ejecuciones, no te preocupes, que yo personalmente voy a hablar con √©l. No s√© si hizo algo o no, pero sabemos que despu√©s, en Europa, justific√≥ los fusilamientos... «Por las noches, -prosigue Ily incansable, como quien cuenta una historia lejana- yo me iba al Comit√© Central, donde est√°n las oficinas de Fidel, en la plaza de la Revoluci√≥n, y me sentaba en la acera, d√©jenme entrar, quer√≠a ver a Fidel, yo quiero hablar con Fidel, ustedes me tienen que dejar hablar con √©l, no puede ser que √©l apruebe eso... «Tanto Ochoa como mi padre se hab√≠an inculpado, pero yo s√© que Fidel les pidi√≥ que se autoinculparan, los yanquis ten√≠an pruebas del narcotr√°fico contra Cuba, le dijo a mi padre, y la Revoluci√≥n estaba amenazada, hab√≠a que arreglar la situaci√≥n, es preciso que te hagas responsable de este problema, y t√ļ vas a ver que todo se va a arreglar despu√©s, todo va a quedar en familia... 

«Fue una jugada maestra de Castro, asegura Jorge, una muestra de maquiavelismo, de falta de pudor y honestidad sin parang√≥n, porque con las condenas lava la cara de su Gobierno y la suya propia, y adem√°s se quita de encima, asesin√°ndolos o conden√°ndolos a 30 a√Īos, a oficiales con prestigio que indudablemente pod√≠an convertirse en una corriente de opini√≥n renovadora dentro de las fuerzas armadas cubanas. «El tribunal dict√≥ cuatro sentencias de muerte, una para el general Ochoa y otra para el coronel Tony de la Guardia. La decisi√≥n final pas√≥ entonces al Consejo de Estado, que preside Fidel. «Al d√≠a siguiente, estando en casa de Mar√≠a Elena con mis hermanos, dos oficiales hicieron acto de presencia. Eran el psic√≥logo y el psiquiatra de Villa Maristas. 

Sabemos que su padre es un revolucionario, pero esto que ha hecho ha comprometido a la Revoluci√≥n, y la Revoluci√≥n es todo el pueblo, esto puede suponer una invasi√≥n del imperialismo, imag√≠nense cu√°ntos ni√Īos cubanos podr√≠an morir, entonces lo que queremos es que ustedes comprendan la justeza de la sentencia y de la ejecuci√≥n... ¿T√ļ eres consciente de que es correcto que se fusile a tu padre?, preguntaban a mi hermano Antonio. Y se enojaban porque los ni√Īos se quedaban callados, y entonces me di cuenta de que lo estaban grabando, ustedes est√°n locos, ifuera de esta casa! «Cuando vi por televisi√≥n la intervenci√≥n final de Fidel en el Consejo de Estado me qued√© aterrada. Ya no hab√≠a marcha atr√°s. 

Castro bas√≥ gran parte del discurso en demostrar que el h√©roe de Angola no era Ochoa, sino √©l. Pero Ochoa no particip√≥ jam√°s en ninguna operaci√≥n de narcotr√°fico, fue un ensa√Īamiento con el hombre de prestigio que hab√≠a vencido en el Ogaden (Etiop√≠a) y Cuito Cuanavale (Angola), y que estaba en disposici√≥n de encabezar la renovaci√≥n de las FAR cubanas. «¿Qui√©nes son esos gemelos La Guardia? dec√≠a Fidel por televisi√≥n. ¿Qui√©n los conoce? Pero qu√© bandidos, las cosas que han hecho... como si √©l no los conociera de sobra... qu√© barbaridad, hasta ten√≠an un club y un hospital para ellos...iy lo inaugur√≥ √©l!, un hospital que se hizo con el dinero que consegu√≠a el departamento MC del ministerio del Interior, 300 habitaciones, y no sab√≠a nada, o el club La Hiedra,. tambi√©n del ministerio del Interior, donde van √©l y todos sus hijos. Apenas 24 horas antes del estampido de los fusiles, los abuelos fueron a visitar a Tony. «Verdad que es mentira, mi hijito, que te van a matar, ino puede ser verdad!».

«No llores, mami, esto ya no lo para nadie, pero no te preocupes, yo ahora me voy para arriba con Mam√≠n (su otra abuela) y a ustedes les queda poco, as√≠ que muy pronto vamos a estar todos juntos, esto es f√°cil, tres tiritos aqu√≠, -se√Īal√°ndose el pecho con el √≠ndice- pum, pum, pum, total nada, en el L√≠bano pod√≠an haberme desgraciado, en Nicaragua, en Angola. Lo √ļnico que me duele es venir a morir aqu√≠, matado por mi gente. Mami, p√≠dele al arzobispo C√©spedes que rece por m√≠». «Yo le veo en la tarde del 12 de julio, a√ļn ten√≠a alguna esperanza, no los habian fusilado ese amanecer, quiz√°, pensaba, haya a√ļn alguna posibilidad. Fue tremendo, Mar√≠a Elena me hab√≠a pedido: "por favor Ely, no te eches a llorar, tenemos que darle fuerzas", ella hab√≠a pasado con √©l toda la ma√Īana, hab√≠a llorado much√≠simo. 

Mi padre estaba en la unidad de contrainteligencia militar de Boyeros, cerca del aeropuerto de La Habana. Unos agentes nos fueron a buscar a casa. "Ily, esto se va a poner dur√≠simo -me dice-, este pa√≠s va a ser peor que la muralla china. Ily, haz lo posible para que tu hermano sea cualquier cosa menos militar. Me han traicionado totalmente. Recupera lo mejor que tengo, mis cuadros, que est√°n en el Fondo de Bienes Culturales, es el regalo que te dejo. (Todav√≠a no los hemos podido recuperar; nos dijeron que se perdieron). Eres la mayor, repet√≠a, tienes que ayudar a tus hermanos, a tus abuelos. Recu√©rdame como un padre joven, y est√°te siempre orgullosa de m√≠". «Al alba del 13 de julio se cumpli√≥ la sentencia. Un mes justo para la detenci√≥n, la investigaci√≥n judicial, el fallo y la ejecuci√≥n. A las 6 de la ma√Īana lleg√≥ a la casa de Miramar una cartulina gris. 

El cuerpo de Tony de la Guardia est√° enterrado en el cementerio Col√≥n, tumba tal, pabell√≥n tal. Una tumba an√≥nima. La familia dispone de pante√≥n y durante un a√Īo la abuela batall√≥ para que le permitieran trasladar all√≠ el cuerpo. Hace pocas semanas lo consigui√≥. Del diario Gramma: «En horas del amanecer de hoy, 13 de julio, fue aplicada la sentencia dictada por el Tribunal Especial Militar en la causa n° 1 de 1989, contra los sancionados Arnaldo Ochoa, Antonio de la Guardia, Jorge Mart√≠nez y Amado Padr√≥n». «Mi querida Ily preciosa. No tengo m√°s tiempo, s√≥lo vuelvo a decirte lo mucho que te he querido y lo que tu has significado para m√≠, lo que me has ense√Īado y demostrado al final de mi vida, de lo que eres t√ļ, un ser realmente humano, mi amor, me has impresionado, no te conoc√≠a, esto me ha fortalecido tanto que t√ļ no te lo puedes imaginar. Me has dado un ejemplo inigualable. No creo que haya muchas revolucionarias como t√ļ. Ojal√° que yo haya influido en tu formaci√≥n. Mi amor, quiere mucho a Jorge, recuerda de ayudar a Mimi y Pap√≠n y Mar√≠a Elena. Vuelvo a decirte hoy que hay pocas mujeres como t√ļ. Me siento muy orgulloso, s√© que vas a ser un ejemplo para todos. No tengo palabras para describirte mi amor por t√≠. S√≥lo te pido que siempre vivas orgullosa de tu padre, al igual que tus hermanos, ay√ļdalos. Te quiero con toda el alma, y otra vez te quiero. Tu padre. Tony».

19 julio 2017

Los vencidos no tienen nombre

Lentas e interminables panor√°micas del desierto (David Lean tambi√©n las utilizaba para expresar el clima ambiental que impregnaba al √©pico guerrero y atormentado maric√≥n Lawrence de Arabia, debe pensar el escasamente acomplejado Vicente Escriv√°) dejan paso a un di√°logo inusual entre un moro vagabundo y los hombres que le acaban de encontrar. «¿Cu√°l es tu nombre?», le preguntan. El responde con gesto desolado: «Los vencidos no tenemos nombre». En la misma tarde he escuchado otra variaci√≥n sobre la misma tragedia. Ocurre en la maravillosa Alice, que se ha inventado la imaginaci√≥n y la inteligente bondad de Woody Allen. 

All√≠ aseguran: «Los triunfadores no tienen pasado». En la presumiblemente lujosa serie R√©quiem por Granada (mil quinientos kilos de la ruinosa tele p√ļblica para ocho cap√≠tulos que reivindiquen el humanismo de Boabdil), se percibe el toque de Manolo Matji, uno de los escasos guionistas de este pa√≠s que legitima y otorga sentido a su degradada profesi√≥n. Los actores hablan con lentitud hier√°tica y ponen cara de moros (de moros en pel√≠cula de serie B, por supuesto) y la c√°mara de Escriv√°, describiendo la belleza de Granada y de La Alhambra, me trae recuerdos de los documentales tur√≠sticos que sustituyeron al NODO

¿Que por qu√© no apago la tele? Porque acabo de renovar mi masoquista curre y por el placer que sienten mis o√≠dos ante conversaciones mas sabrosas que las im√°genes planas que las ilustran. El ni√Īo Boabdil pregunta a su preceptor: «¿Qu√© vale m√°s: el saber o la riqueza?». El preceptor responde: «La riqueza te la pueden quitar los ladrones o los banqueros, pero el saber est√° dentro de ti. Que el saber sea vuestra riqueza y la educaci√≥n vuestro honor». Imagino la carcajada de los ciudadanos ilustres, de los Solchaga y de los Albertos, ante certidumbres tan tontas y tan demod√©s. La subversi√≥n coloquial alcanza l√≠mites que podr√≠a castigar la Constituci√≥n espa√Īola y la Ley de Seguridad Ciudadana. Degusten la osad√≠a del preceptor de Boabdil: «Un sabio sabe lo que vale un rey, pero un rey no sabe lo que vale un sabio». La noche sigue clarificando posiciones vitales. 

En Futbol√≠simo, uno de los protagonistas de aquella gesta nacionalsocialista en la que Marcelino humill√≥ a Yashine, responde a la pregunta del inteligente y educado JJ Santos: ¿«es cierto que despues de la victoria les recibi√≥... Francisco Franco», con un contundente y orgulloso: «S√≠, nuestro Jefe del Estado nos di√≥ una recepci√≥n». En una √©poca en la que todo cristo presenta su certificado de dem√≥crata o padece amnesia, resulta ejemplar encontrarse con alguien tan racial.

18 julio 2017

Francisco Umbral es un valiente

Qu√© movida, la semana pasada. Umbral present√≥ la «Cr√≥nica de esa gente guapa», un libro despiadado y l√ļcido, en su mejor estilo, lleno de zarpazos felinos. El autor -lo comentaba Ra√ļl del Pozo- devora a algunos de sus propios mitos, como si se desquitara, como si quisiera hacer borr√≥n y cuenta nueva. No viene mal de vez en cuando un poco de asepsia cr√≠tica, pero me pregunto por qu√© esa crueldad, que dolencia profunda le mueve a revolverse as√≠ contra personas, personajes y fantoches, y si no le asustar√° crearse nuevos enemigos. Me han contado que en el estreno de Almod√≥var no se levant√≥ de su asiento y se fue casi el primero, sin saludar apenas a nadie, seguramente porque las heridas de sus zarpazos est√°n reci√©n abiertas y pasaba de l√≠os. Sea como fuere, Umbral es un valiente, uno de los √ļltimos valientes que van quedando

Y en cuanto al estreno de Tacones lejanos, yo no estuve porque ya la hab√≠a visto en el pase para la prensa, pero hay que ver lo bien que se promociona ese chico. La pel√≠cula no es muy all√°, pero bueno, ah√≠ sigue triunfando y trabajando y si la autocomplacencia no le ciega y sabe comprender sus fallos, crecer√° de verdad, no como crece la espuma, sino con la solidez de los aut√©nticos creadores. Y el jueves, a Zaragoza. El profesor T√ļa Blesa ha organizado un macrocongreso dedicado a Jaime Gil de Biedma, √©l solito, con el apoyo de su mujer, con la solidaridad espiritual del departamento de Literatura de la Universidad y el dinero providencial de la Diputaci√≥n, que se hizo cargo visto que otras instituciones escurr√≠an el bulto, entre ellas la Caja de Ahorros, que prest√≥ un sal√≥n de actos pero neg√≥ la pelas porque «ese poeta muri√≥ en extra√Īas circunstancias» (sin comentarios). Contra viento y marea el congreso sali√≥ adelante, pero aterroriza la intolerancia, el f√©tido mar de fondo que hay en este pa√≠s. 

Albiac citaba la siniestra valoraci√≥n que hac√≠a el juez en la sentencia del caso Edelweis: la homosexualidad es una «desviaci√≥n sexual» susceptible de ser penalizada. Total nada. Y al volver a Madrid, me entero de la √ļltima pasada de Matanzo: llam√≥ «mujerzuela» y «maric√≥n» al Secretario de Actividades Diversas de la Central Sindical CCOO y, para rematar la faena, pidi√≥ luego excusas a los maricones, que le parecen muy simp√°ticos, por compararles con los de Comisiones. Por m√°s que el alcalde se empe√Īe en mejorar la convivencia, mientras no destituya o eduque a este se√Īor y se obstine en recortar el programa de alfabetizaci√≥n de adultos, lo tenemos claro, sobre todo mis colegas y yo, que nos que- . daremos sin lectores.

17 julio 2017

Manuel Benítez el cordobés, un culón pasado de rosca

Ya est√°, ya estamos, el revival bajofranquista del V Centenario, el happening oficial y ret√≥rico de los sesenta lo ha completado el genial Canorea contratando al Cordob√©s por 250 millones para que reaparezca en la Expo con una √ļnica corrida televisada a todo el mundo. 

En la Maestranza de Sevilla, o sea. La Administraci√≥n socialista est√° consiguiendo una recreaci√≥n admirable del franquismo acontecional de los prodigiosos y enga√Īosos sesenta, s√≥lo que todo de trampa y cart√≥n, en plan Potemk√≠n, menos Manuel Ben√≠tez, el Cordob√©s, este viejo cinque√Īo con el que tom√°bamos vino y le escuch√°bamos a la guitarra en aquel su piso de Doctor Esquerdo, una gozada, cuando todos √©ramos de derechas y S√°nchez Bella so√Īaba un Imperio ret√≥rico en Am√©rica, aunque a sus poetas, paneros, rosales, fox√°s y cosas, los recib√≠an nuestros hermanos toltecas, cuarterones, inditos y rotos con gran batalla de huevos antifascistas. 

Fue cuando el genial Fox√°, en La Habana de Batista, quit√°ndose del smoking un huevo estrellado y maloliente, le dijo al p√ļblico: - En Colombia, por lo menos, los tiraban frescos. Desde el Padre Las Casas a Am√©rico Castro se han escrito muchos y gordos libros sobre el pollo que montamos en Am√©rica, en 1492, violando llamas y amaestrando indias, follando dioses e injuriando al gran Atahualpa, «vestido de rel√°mpago», como se le apareci√≥ una vez a Neruda (otro testimonio magno, su «Canto general», contra lo que fue aquello). 

Pero hemos necesitado hacer una Santa Transici√≥n, una ruptura, una reforma, una democracia, un Su√°rez y un socialismo, hemos necesitado ganar una guerra contra el franquismo residual para, al fin (largo rodeo), conseguir el m√°s perfecto y acabado pastiche de Franco, o sea los sue√Īos de S√°nchez Bella, su Atl√°ntida americana de juegos florales que tapaban con el perfume intenso de tanta interflora imperial el olor a podrido de un continente de dictadores, cesaristas y tiranos de la m√°s limpia y sangrienta tradici√≥n espa√Īola. La Historia es circular, la pescadilla de Her√°clito se muerde la cola y don Felipe Gonz√°lez est√° utilizando el Acontecimiento para conferirle a Espa√Īa y a su persona (escandalosa marginaci√≥n de Rey Juan Carlos) un protagonismo internacional, planetario, achampanado y ficticio, ya que ni en Madrid se va a resolver nada ni en la Am√©rica de las revoluciones, las guerrillas, las multinacionales, la cocacola, el espanglish y Garc√≠a M√°rquez tenemos nada que hacer ni que pintar. Felipe ha dicho una fals√≠a de las suyas en la Conferencia de Madrid: «Espa√Īa, casa de las tres culturas, jud√≠a, √°rabe y cristiana, que aqu√≠ convivieron». 

Pero no convivieron nada, sino que estuvieron ocho siglos tir√°ndose las vajillas a la cabeza, en esta casa, hasta que reinona Ysabel los expuls√≥, a Boabdil por maric√≥n carmes√≠ y a los jud√≠os por saber de cuentas, que entonces era cosa plebeya. Pero la gran mentira del Acontecimiento, s√≥lo secundada por algunos americanos comprados con el «Cervantes», como Octavio Paz y Carlos Fuentes, se hace realidad, se corporaliza en el Cordob√©s, cuyo toreo era chapucero y aut√°rquico como la pol√≠tica del propio General. S√≥lo Manuel Ben√≠tez, el Cordob√©s, un Cordob√©s cul√≥n y pasado, con el flequillo de dise√Īo, le va a poner carne cruda, la √ļnica, a la fantasmagor√≠a del V Centenario, y todos volveremos a ser j√≥venes en los sesenta, unos sesenta de plastilina ideol√≥gica, bajo la inspiraci√≥n en couch√© de S√°nchez Bella y los murales colombinos de V√°zquez D√≠az, aquel cubista de papiermach√©. Ni Samaranch ni Y√°√Īez ni nadie hab√≠an ca√≠do, hombre, en el detalle de sacar a hombros y en procesi√≥n al Cordob√©s, cuando √©l va a ser el √ļnico cuerpo glorioso, vivo y decadente que pondr√° temperatura humana en el gran hit de las momias.

16 julio 2017

La duquesa de Medina Sidonia es lesbiana

El fin de semana previsiblemente siniestro no ha terminado cuando escribo estas l√≠neas. Ignoro si los nietos de Hitler, de Mussolini y de Franco han jugado al ping-pong con la sucia cabeza de algun rojo, negro, arabe, jud√≠o, gitano, maric√≥n, drogadicto, mendigo o periodista que haya tenido la desverg√ľenza de no cambiarse de acera o de no refugiarse en su choza al cruzarse con los redentores de la amenazada raza blanca. Si no posey√©ramos la certidumbre de que el «sheriff» Corcuera y sus izquierdistas ej√©rcitos del Nuevo Orden van a proteger a los parias de la ira de los matones, muchos ciudadanos estar√≠amos planeando la huida al fin del mundo o calculando el precio en el mercado negro de una Magnum o de un bazoka, pero sabernos protegidos por tan reconocidos dem√≥cratas y abanderados de la libertad, elude soluciones tan dr√°sticas de supervivencia. 

El alarmista y enf√°tico Documentos TV, por si acaso, nos ofrece un reportaje sobre la teor√≠a y la praxis de mamuts y cachorros nazis en la naci√≥n que invent√≥ tan contundente ideolog√≠a. Comprendo el escalofr√≠o de la gente normal, de los que no sufren taras s√≠quicas, de los que sienten alergia ante esos peligrosos iluminados dispuestos permanentemente a morir pero, sobre todo, a matar por sus ideas, ante lo que muestra el brutalmente revelador reportaje. A m√≠, me preocupa todav√≠a m√°s la identidad de los que jam√°s se prestar√≠an a soltar barbaridades delante de una c√°mara de televisi√≥n, la gente honesta que comprende a los apologistas de holocaustos colectivos, los banqueros que financian su existencia desde las sombras, la civilizada derecha que utiliza como pantalla y fuerza de choque a estos asesinos tan marginales como sus victimas. El espejo sostiene un aburrido y nada sangriento debate sobre la obligatoriedad del Servicio Militar. La clave, sin embargo, renueva mi morbo. 

La enloquecida duquesa de Medina Sidonia denuncia cosas tan absurdas y emparentadas con la ciencia ficci√≥n como que la nueva clase dirigente invierte en los medios de comunicaci√≥n para controlarlos (a nosotros, heroicos paladines de la Verdad) y manipular la informaci√≥n. Un espectador malintencionado le pregunta a Jes√ļs Cacho si piensa escribir un libro sobre Jacques Hachuel. Balb√≠n, siempre tan imparcial, campechano, transparente y rebelde contra cualquier poder que le exija sumisi√≥n (Alonso Puerta certificar√≠a estas evidencias) act√ļa como apresurado y tenso guardaimagen y nos aclara a los espectadores que el padre del mecenas ya pose√≠a obras de arte. Antes, Hachuel ha afirmado: «Intento otorgar color y calidad al dinero». Muy amena e instructiva La Clave.

15 julio 2017

Le he pedido a mi asistenta que me sintetice lo que ha contado Rajoy

Disfrutando de un embrutecedor y maravilloso empacho de f√ļtbol, aprovecho el intermedio entre el Barcelona-Benfica y el D√≠namo-Spartak, que va a pasar en diferido Futbol√≠simo, para ofrecerle la obligada raci√≥n de pienso (cebada, avena y trigo, sin la menor relaci√≥n con el pensamiento) a mi adormecida conciencia social, indiferente hacia esa trascendente Cumbre de Maastricht que va a transformar a los africanizados espa√Īoles en ciudadanos de lujo de la liberal Europa. La c√°mara se extas√≠a, mediante un interminable primer plano, con el rostro del gran seductor, de ese modelo de persuasi√≥n y de veracidad llamado Felipe Gonz√°lez. 

Le est√° narrando a los inquisitoriales periodistas y a su amada Espa√Īa el √©xito de su intervenci√≥n en el concilio que va a borrar las fronteras geogr√°ficas y econ√≥micas entre ricos y pobres, cosmopolitas y paletos, ilustrados y pringaos, en la Una, Grande y Libre Europa. Pongo toda mi atenci√≥n en el did√°ctico mon√≥logo del C√©sar, pero la cortedad de mis luces no consigue entender nada de lo queme est√° contando. Habla de «protocolizar, evaluar, fondo de cohesi√≥n, esfuerzo de convergencia, elementos definitorios, el par√°grafo primero», pero no logro aclararme sobre el profundo significado de conceptos tan distinguidos. 

Le pedir√© a mi asistenta, mod√©lica representante de ese pueblo llano al que el Poder dedica sus esfuerzos y sus desvelos, que me sintetice lo que ha contado el Presidente. Por mi parte, desconecto del gran narrador y vuelvo a dedicarme a lo m√≠o, al bendito f√ļtbol. S√≠ consegu√≠ entender la sublime lecci√≥n que le largaron a Campo Vidal y a los espectadores los prestigiosos intelectuales «liberales» (distingue a las diversas clases de intelectuales, Corcuera, que tu eres capaz de confundirles con la chusma y les env√≠as un mecanismo para que «salga su puerta zumbando») Francis Fukuyama y Jean Fran√ßois Revel. Ambos est√°n convencidos de que la democracia liberal que vivimos es lo m√°s cercano al mejor de los mundos posibles. 

Revel, calvorota pensador galo (no confundir su look con el de otro pensador calvorota que la palm√≥ de SIDA, el √°crata y maric√≥n Michel Foucault) va m√°s lejos y asegura: «√Āfrica tiene problemas muy graves porque trataron de aplicar las medidas socialistas». Leo unas declaraciones de Ernesto S√°bato, de alguien que sabe de fascismos camuflados, de Abaddones exterminadores, de h√©roes y de tumbas, en las que el blasfemo calumnia al liberalismo en estos t√©rminos: «Llamar liberalismo al capitalismo es como decir: libertad para todos y que los lobos se coman a los corderos». No estamos solos.