22 septiembre 2017

El silencio en la oscuridad es lo m√°s relajante

Ni yoga ni nada. Pocas cosas hay tan relajantes como el silencio en la oscuridad, apenas rota por la luz del proyector, de una sala de cine. Si la pel√≠cula acompa√Īa, es decir, que no se la traga ni la madre del director y la sesi√≥n es matinal, reci√©n desayunados con el calor reciente de las s√°banas, y la butaca acompa√Īa, la siesta puede ser de campeonato. Si la obra, resulta ser de arte, el regusto en el cuerpo es mejor.

El ambiente también relaja: colas pausadas ante las taquillas, encuentros fortuitos con amigos desaparecidos en la vorágine laboral y ese café-tertulia para reposar la nutrición fílmica.

Este esp√≠ritu en ocasiones buc√≥lico del Valladolid de octubre, se rompe en mil pedazos en el frenes√≠ cotidiano de quienes hacen posible cada jornada esta Semana nuestra, que cumple su 46 edici√≥n.
«No quiero ni imaginar lo que ser√° organizar las bodas de oro», comenta abrumado uno de ellos.
En la cuarta planta del Calder√≥n, todo son carreras. Nadie camina. El que menos, anda deprisa, como entrenando para las Olimpiadas de Marcha. El tel√©fono, humeante, amenaza huelga mientras una voz responde siempre: «Semana de Cine, d√≠game.»


A pocos metros, son decenas los acreditados periodistas que tienen alguna duda que resolver o que requieren los primero auxilios de los socorristas de los plumillas, con Luisa Carbajosa, la jefa de prensa, al frente.

«No paramos», exhalan agobiados mientras solventan contingencias multiplic√°ndose. Para colmo, a Rub√©n Codeseira y a Pilar Garc√≠a les toca pelear con la impresora la v√≠spera. Murphy puro.
Los rollos de copias, objeto de fetiche de los cinéfilos que los adoran a la entrada del Roxy, viajan casi tanto como los invitados que nos visitan estos días. De coordinar sus idas y venidas se encargan Elena Nistal, Denise O Keeffe, Rosario Carnicero, Carolina Bayn, Rebeca Colina y Carolina Esteban.
Cerrar billetes de avión -cómo están los cielos del mundo-, habitaciones, traslado desde el aeropuerto o la estación.., puro cine de acción. Pero siempre, con sonrisa y encanto.

De las relaciones p√ļblicas se encargan Cristina Konyay, Sergio Le√≥n y Nuria Regidor. Santa paciencia.

Ajenos a todo este ajetreo de las oficinas y del vestíbulo del Olid Meliá -donde bullen realizadores, actores y reporteros por centímetro cuadrado-, los semanistas aguardan pacientemente en la cola ojeando/hojeando el suplemento del Festival, redactado por Francisco Javier Frutos, Víctor Díez, Antonio Marcos y Fernando Bernal.

Colocar a tanto espectador es labor de trinchera del ejército de azafatas y acomodadores coordinado por Ramiro Acedos y Benito Gómez. A sus órdenes se encuentran Pablo Alonso, Ana Sainz, Carmelo Pérez, Eduardo Blanco, Ana María Pérez, Teresa San José, Belén González, Ismael Rodrigo y Patricia López.

La hora se acerca. Poco a poco, las salas de los cines de la ciudad se llenan de p√ļblico √°vido de esa dosis anual de cine, bueno o malo pero diferente y poco accesible habitualmente, que la Semana de Cine proporciona a sus fieles.

Y en cada templo, en su altar, como sacerdotes postmodernos están ellos, de los que acaba dependiendo finalmente todo. Ni el guión, ni el rodaje, ni la producción, ni el montaje o la organización del festival valdrán nada sin el oficio de los proyeccionistas (Félix Martín, Julián Ruiz, Juan Angel Casares y Angel Fernández). En la oscuridad, la magia del cine ilumina la imaginación. Tras la pantalla, estrés. Disfruten de su sesión.

20 septiembre 2017

Beatriz de Orleans da n√°useas

Estaba yo todav√≠a estupefacto, despu√©s de o√≠rme decir a m√≠ mismo en voz alta que qu√© l√°stima que se separen Manuel D√≠az El Cordob√©s y Vicky Mart√≠n Berrocal, con la pareja tan bonita que hac√≠an y lo cari√Īosos que aparec√≠an en todo momento el uno con el otro, sobre todo √©l con ella, √©l parec√≠a un marido envidiable, uno de esos hombres a los que se les sale el coraz√≥n, a lo mejor porque han tenido durante toda su vida el coraz√≥n muy lastimado, qu√© mal sabor de boca se te queda cuando una pareja as√≠ se separa; estaba yo todav√≠a estupefacto, ya digo, con el marujeo tan sentido que me estaba endilgando a m√≠ mismo, despu√©s de ver en la tele las √ļltimas novedades sobre la separaci√≥n en cuesti√≥n, cuando de pronto me acord√© de la entrevista que en este peri√≥dico le hac√≠a el domingo Mar√≠a Eugenia Yag√ľe a una tal Beatriz de Orleans no la de Sanl√ļcar , a todas luces una se√Īora de lo m√°s chic, una se√Īora de lo que toda la vida se ha llamado «el gran mundo», vamos.



Cuando yo era chico hab√≠a una revista que se llamaba as√≠, Gran Mundo, y era de cotilleo, pero de cotilleo superelegante, lo que entonces se llamaba «vida social», una cosa de mucho empaque, nada que ver con las ordinarieces de ahora, con los tejemanejes de los Dinio, los Lequio, las Carmina Ord√≥√Īez y Bel√©n Esteban, los Ernesto Neyra y Antonio David Flores. Qu√© bajo ha ca√≠do el periodismo de sociedad. Nada que ver con aquellos caballeros que ten√≠an clase hasta para las indiscreciones, nada que ver con aquellas damas tan finas y cuyas indiscreciones eran superbonitas.Se√Īoras como la tal Beatriz de Orleans, seguro.

Pues bien, Mar√≠a Eugenia Yag√ľe le pregunta a la tal Beatriz de Orleans, que es algo as√≠ como public relations de Dior, por aquella vez que organiz√≥ en Par√≠s un desfile con aut√©nticos harapos de mendigos, con el consiguiente esc√°ndalo, un circo montado por los sindicalistas de izquierdas, seg√ļn la tal Beatriz de Orleans, a fin de cuentas, dice la t√≠a, «s√≥lo eran unos 30 mendigos y acabamos invit√°ndoles a una copa de champa√Īa, quit√°ndoles las pulgas de la barba con Eau Sauvage y Fahrenheit, y les regalamos un pa√Īuelo, y estaban encantados».

La verdad: ¡cu√°nto ha mejorado el periodismo de sociedad! Porque no s√≥lo Manuel D√≠az El Cordob√©s, ese encanto de hombre, sino hasta el mismo Dinio, el mismo Lequio, la misma Carmina Ord√≥√Īez y la misma Bel√©n Esteban dan menos n√°useas que esa tal Beatriz de Orleans.

18 septiembre 2017

La tradición del Belén no decae

El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, subray√≥ ayer el car√°cter did√°ctico «volcado hacia el mundo de la educaci√≥n» de la exposici√≥n «Ya vienen los Reyes. Belenes en Castilla y Le√≥n», abierta desde ayer y hasta el 6 de enero en el Monasterio de Nuestra Se√Īora de Prado.

Despu√©s de un recorrido por la exposici√≥n, en el que recibi√≥ las explicaciones de los organizadores, Herrera calific√≥ de «maravilla» la muestra, en declaraciones a los periodistas, y a√Īadi√≥ que el «conjunto expositivo» no tiene precedente, en referencia a que se cuenta con figuras cedidas por instituciones y coleccionistas, informa Europa Press.

Por otro lado, destacó que la exposición auna el valor artístico, sentimental y mágico que representan los belenes para las personas de una cultura cristiana y el reconocimiento de muestra didáctica que esta volcado en el mundo de la educación.


El presidente de la Junta reiter√≥ que la cultura es «un reclamo» para el turismo de interior, en el que Castilla y Le√≥n ocupa los primeros puestos en n√ļmero de visitantes, y por ello subray√≥, como en v√≠speras de que Salamanca inaugure su Capitalidad Cultural Europea, en Zamora est√° la exposici√≥n de Las Edades del Hombre, Avila acoge la muestra «Celtas y Vettones» y el Museo Esteb√°n Vicente la obra de Salvador Dal√≠.

A la inauguraci√≥n asistieron el vicepresidente y consejero de Educaci√≥n y Cultura, Tom√°s Villanueva; la directora general de Patrimonio, Bego√Īa Hern√°ndez; Germ√°n S√°nchez Ru√≠perez, as√≠ como otras autoridades y representantes del mundo de la cultura.

La exposici√≥n «Ya vienen los reyes. Belenes en Castilla y Le√≥n» es una iniciativa de la Junta que desarrolla en colaboraci√≥n con la Fundaci√≥n Siglo y la Fundaci√≥n S√°nchez Ruip√©rez, dividida en cinco √°reas: or√≠genes del bel√©n, los belenes en el arte, los belenes mon√°sticos, dom√©sticos y palaciegos, el belen moderno: siglos XIX y XX y el belenismo.

Entre los elementos iconogr√°ficos de mayor atractivo se exhiben dos piezas √ļnicas procedentes del Bel√©n √≠ntegro m√°s antiguo de los que se conservan en Espa√Īa, en concreto una pareja de √°ngeles m√ļsicos del Nacimiento del Hospital de la Sangre, de Palma de Mallorca, tallados hacia 1480 en estilo √≠talo-borgo√Ī√≥n, informa Efe.

Ambos forman parte de la primera de las cuatro √°reas de la exposici√≥n, junto a una cuna de orfebrer√≠a fechada en los siglos XVII y XVIII, debida a la escuela siciliana y espa√Īola de esa √©poca, y que procede de la iglesia parroquial de San Pedro Ap√≥stol, en San Lorenzo de la Parrilla (Cuenca).
Una representaci√≥n de la Belen√≠stica de Am√©rica y Filipinas destaca en el segundo cap√≠tulo, mientras que los Nacimientos monacales m√°s importantes de Espa√Īa, junto a otros de tipo dom√©stico de diferentes estilos, protagonizan el tercer gran espacio de la muestra.

El √ļltimo cap√≠tulo de la exposici√≥n rinde homenaje al conjunto de las asociaciones belenistas que han mantenido esta tradici√≥n.

16 septiembre 2017

León sin minería una lenta agonía

El tren est√° a punto de salir de la estaci√≥n. «¿D√≥nde hay que sacar el billete?», pregunta un minero despistado. «Hoy no hacen falta billetes, compa√Īero», le responden otros al un√≠sono. El Consejo Comarcal de El Bierzo ha fletado un tren completo desde Ponferrada con parada en todos los pueblos del recorrido para participar en la manifestaci√≥n de Le√≥n.

Al carb√≥n espa√Īol le quedan d√≠as contados. El Gobierno va a permitir en un futuro cercano que las empresas el√©ctricas compren carb√≥n para sus centrales en cualquier parte del mundo.
Mientras unos mineros toman caf√©, otros aprovechan para jugar una r√°pida partida de tute, en la cafeter√≠a de la estaci√≥n. «Somos conscientes de que estas movilizaciones no son m√°s que un inicio, que la cosa no se va a quedar aqu√≠, porque est√° claro que el Gobierno y las el√©ctricas quieren cargarse la miner√≠a», dice Donel, picador de 40 a√Īos en la empresa Campomanes Hermanos.
«Esto, m√°s que nada, es la defensa de los empresarios mineros, aunque nosotros tenemos que luchar por los puestos de trabajo», lamenta Esteban Rodr√≠guez, retirado a sus 40 a√Īos por una fibrosis pulmonar.


Ana Bel√©n, una joven estudiante de COU que ha hecho huelga en compa√Ī√≠a de otros alumnos, dice que en la comarca no se puede vivir sin minas: «Si cierran, no habr√° ning√ļn futuro para nosotros ni para nuestras familias», se√Īalaba. «Yo voy a ir a la manifestaci√≥n porque nos jugamos el futuro», replica Lina Oviedo, vecina de Ponferrada, mientras espera el tren. «Tenemos que apoyar a nuestros mineros, porque tenemos hijos y no sabemos qu√© futuro vamos a darles aqu√≠», a√Īade otra mujer.
Media hora antes de que saliera el tren, llega un grupo de trabajadores armados con pancartas azules: «No somos mineros, trabajamos en Endesa», explica Manuel de la Fuente, secretario general del sindicato USTB-CTI. «Si el carb√≥n no se quema, El Bierzo se muere, por eso estamos aqu√≠, para apoyar a los mineros».

Cientos de coches y decenas de autobuses han comenzado a tomar la carretera Madrid-La Coru√Īa. A las cinco y cuarto de la tarde el colapso es total muchos kil√≥metros antes de llegar a la capital leonesa. «¿Pero qu√© pasa? ¿El Bierzo entero se viene a Le√≥n?», pregunta el empleado de una gasolinera.

Todas las cuencas leonesas han parado en protesta por la pol√≠tica minera del Gobierno. Ni uno solo de los 7.777 mineros leoneses acudi√≥ al tajo. Muchos pueblos parec√≠an deshabitados desde primeras horas de la ma√Īana, con todas las tiendas, comercios y bares cerrados a cal y canto. En la comarca de Laciana la huelga es total en todos los sectores, lo mismo que en Fabero y en Toreno, en el coraz√≥n del Bierzo, donde tampoco los estudiantes acudieron a clase.
«La gente est√° muy dolida. Vivimos una aut√©ntica batalla hace dos a√Īos, con la √ļltima reconversi√≥n minera, y no nos apoy√≥ nadie», lamenta Eloy Gund√≠n, teniente de alcalde en el Ayuntamiento de Bembibre.

Para el portavoz de CCOO Miner√≠a en Bembibre, Ra√ļl Blanco, «quiz√° en Laciana el ambiente est√° m√°s caldeado, porque acaban de estar unos cuantos d√≠as de huelga en la MSP, pero aqu√≠ estamos tambi√©n muy calientes y, si esto no se arregla, estamos dispuestos a llegar hasta el final».
A las seis y media llega el tren de Ponferrada cargado con 1.500 personas. «Todos formamos parte del entorno del carb√≥n, por eso estamos aqu√≠, como Fuenteovejuna», explica Irene L√≥pez, la joven mujer de un minero del Bierzo.
Treinta mil personas convergen en Le√≥n en la manifestaci√≥n m√°s importante de los √ļltimos tiempos. Pero todos se preguntan, ¿servir√° para algo? Una pancarta resume la tragedia: «Le√≥n sin miner√≠a, una lenta agon√≠a».

14 septiembre 2017

La religión y el consumismo

«Siete, nueve, diez soldados», dice el peque√Īo peregrino, contando con los dedos de las manos. Sus padres, tambi√©n rub√≠simos, quieren entrar en la tienda que se encuentra en la quinta estaci√≥n de la V√≠a Dolorosa. All√≠ se exhiben iconos de Jes√ļs, efigies de una Virgen de rasgos orientales, l√°mparas votivas u otras piezas de la imaginer√≠a greco-ortodoxa.
En la ascética Inglaterra no se ofrecen estas maravillas, ni se respira la devoción que emana de Jerusalén durante la Semana Santa. Por ello se animaron a venir, pese a que indudablemente, su agente de viajes les recomendó otros destinos más seguros.
Asumido el riesgo, los brit√°nicos quieren sacarle el m√°ximo provecho a su aventura en Tierra Santa. Pero el chaval se les rebela. El no quiere entrar al bazar donde sonr√≠e un mercader barrigudo. Prefiere seguir contando a los soldados, que adem√°s le hacen se√Īas amistosas.
«S√≥lo un momento», suplica. «Es demasiado peligroso», responde su madre, mirando de reojo a los agentes que se han vuelto a poner r√≠gidos.


Las murallas de la ciudad vieja de Jerusalén amanecen erizadas de soldados. Desde la altura vigilan el ir y venir de los miles de peregrinos que han venido con motivo de la Semana Santa.
Los agentes no saben muy bien cómo obrar. Por un lado deben vigilar atentamente a los turistas; evitar que se pierdan por el laberinto de callejas, donde puede acecharles cualquier peligro. Por otra parte se les ha dicho que mantengan las distancias para no dar la sensación de que Jerusalén es una fortaleza sitiada por el terror islámico.

«En realidad los datos del Servicio de Inteligencia apuntan a que el objetivo de los terroristas ser√°, nuevamente, Tel Aviv», me explica Roni Albo, un sargento de la Polic√≠a Militar que habla espa√Īol.
«Los radicales nunca han tocado a un extranjero, y menos en Jerusal√©n. Pero nosotros siempre estamos listos para lo peor». ¿C√≥mo se reconcilia la alerta que se les exige con el aire desaprensivo que tienen que fingir?. La t√°ctica de Roni es actuar como el acomodador de un cine. Por ejemplo, unas monjas se han quedado rezagadas del grupo, porque insisten en regatear el precio de un bel√©n de madera de olivos. Lo primero que hacen al salir de la tienda es encaminarse hacia la Puerta de San Esteban, que conduce al jard√≠n del Guetseman√≠.

En el extramuro tampoco medran los radicales, pero los taxistas conducen a toda velocidad y los pilletes se aprovechan de las turistas ancianas, devolviéndolas al redil a cambio de propinas exorbitantes.

Antes de que esto ocurra, Roni Albo se acerca a las angustiadas peregrinas, fingiendo que √©l tambi√©n marchaba en esa direcci√≥n. «¿Puedo servirles de ayuda, se√Īoras?», pregunta distra√≠damente. A las mujeres se les ilumina el rostro como si contemplaran un milagro de los evangelios. Resulta que se alojan en el Hospicio Austriaco, donde la V√≠a Dolorosa se cruza con la calle de Al Wad, a la altura de la tercera estaci√≥n. «Hemos sido imprudentes», reconoce una de las monjas. «Al menos acepte que le invitemos a almorzar. A usted y a sus compa√Īeros», dice la otra religiosa, sec√°ndose las l√°grimas con el pa√Īuelo de papel que le ofrece el sargento.

A las 13.30 horas, los hombres bajo el mando de Roni se dividen en dos piquetes. La mitad se dirige a comer el rancho en un torre√≥n, sobre la Puerta de Damasco. El resto montar√° guardia en la explanada del Santo Sepulcro, donde se api√Īa una indescifrable mezcla de razas, idiomas y de c√°maras de v√≠deo.
La tensión que provocó el atentado del viernes en Tel Aviv quizá afecte al turismo laico que frecuenta los grandes hoteles. Pero los albergues religiosos de la ciudad vieja y los modestos establecimientos del extramuro están a tope.

Junto al santuario m√°s venerado del cristianismo, la gente protesta por la aglomeraci√≥n y en segundo lugar por el mal tiempo. Nadie habla de terrorismo. En cuanto se enteran de que el sargento y yo hablamos espa√Īol, un grupo de mexicanos nos convierte en su Muro de las Lamentaciones. «En vez de construir hoteles estilo Acapulco deb√≠an ampliar las casas de peregrinos, que por algo Jerusal√©n es una Ciudad Santa». «Y poner sillas para que la gente que debe hacer cola aqu√≠ no cr√≠e varices». «Y rezar para que ahorita salga el sol, que nos estamos desti√Īendo de tanta lluvia».
Roni y yo nos sonreímos con la simpática letanía de estos peregrinos. Encapsulados en su ingenua devoción, nada saben o poco les importa lo que ocurre al otro lado de las murallas.

21 julio 2017

Préstamos rápidos online

Los minicréditos al instante son la solución más idónea para todo tipo de imprevistos económicos, pero también nos puedes utilizar para darte un capricho. A día de hoy, si existe un sector en alza con muchas posibilidades y cuyo futuro parece que seguirá siendo prometedor, ese es el de los préstamos rápidos online.


Puedes utilizarlos para un sinfín de finalidades; ya sea para hacer unas reformas en tu casa, para arreglar el coche, dar la entrada de una vivienda, para pagar el primer mes y la fianza del alquiler, para renovar el móvil o comprar un ordenador nuevo o sencillamente para comprarse un capricho, incluso para irse de vacaciones de verano.

Has leído bien, con los créditos rápidos al instante puedes irte de vacaciones de verano donde quieras y cuando quieras. Como son productos financieros que se conceden sobre la marcha, de este que lo solicitas hasta que te los conceden pasan sólo unos minutos, así que puedes improvisar unas vacaciones, aunque sean una escapada, siempre es posible.

Conseguir este tipo de mini pr√©stamos es muy sencillo; para ello debes de cumplir tres requisitos imprescindibles: tener un tel√©fono m√≥vil, o una fuente de ingresos demostrable, (no tiene por qu√© ser una n√≥mina ni una pensi√≥n) y ser mayor de edad. Si cumples los tres requisitos, lo √ļnico que tienes que hacer es solicitar la cuant√≠a que precisas y establecer un plazo, el que m√°s te convenga para reembolsarlos.

A continuación de veras que rellenar los datos personales que te piden en la solicitud, (nombre y apellidos, carnet de identidad, estado civil, fecha de nacimiento, hijos a tu cargo, datos de la empresa, teléfono y similares). Una vez finalizado el formulario que apareciera una casilla de política de protección de datos la cual debes aceptar, luego haces clic en el botón de solicitar y ya está listo.

Desde que en días la solicitud hasta que te responden que pasan sólo unos minutos. Y si te estás preguntando cuántas posibilidades hay de que te lo concedan o no, te podemos decir que lo más probable es que sí, pues el porcentaje de solicitudes concedidas es muy alto. Así que ya lo sabes, si necesitas dinero para tus vacaciones, los préstamos rápidos y sin aval son tu mejor opción.

Estos cr√©ditos r√°pidos se pueden utilizar para hacer reformas en la casa. Y es que en verano son muchas las personas que aprovechan para hacer todo eso que durante el resto del a√Īo no tienen tiempo. Como es pasar m√°s tiempo a el aire libre, salir con los amigos y como no pod√≠a ser de otro modo aprovechar para hacer reformas en la casa.

Durante la estación veraniega, siempre resultan más cómodas porque se dispone de más tiempo para dedicarnos a ellas plenamente. Las reformas dejan la casa desordenada y llena de polvo, por ese motivo, el hecho de quitarnos de encima la obra en menos tiempo es algo que gusta a todo el mundo y con razón. Además, seguro que no sale más barato porque si se trata de una reforma que podemos hacer nosotros mismos nos estaremos ahorrando dinero.

Existen varios tipos de reformas, una son las integrales, o sea, tirar la casa por la ventana y reformar la entera, tanto en estructura como en decoraci√≥n. Reformar la fachada o hacer una rehabilitaci√≥n, se hace habitualmente para llevar a cabo un mantenimiento de la vivienda y siempre resulta conveniente, sobre todo cuando la vivienda es antigua. Tambi√©n est√°n las reformas estructurales, cuando se hace un cambio en la distribuci√≥n de la vivienda; por ejemplo, si la habitaci√≥n tienes pa√Īo, puede estirar el ba√Īo y ampliar el dormitorio. Si tienes una cocina peque√Īa y un sal√≥n muy grande y adem√°s lo permite la estructura de la vivienda puedes unificar ambos espacios. Puede que tengas la vivienda perfecta, la distribuci√≥n y la estructura, pero que te hayas cansado de su decoraci√≥n. En este caso hablamos de darle un cambio de aire a el hogar. Reformar una sola habitaci√≥n, puedes reformar s√≥lo una habitaci√≥n o espacio de la casa que no te guste; ya sea el ba√Īo o la cocina, que son las que m√°s se suelen reformar.

Es recomendable elaborar un boceto de lo que quiere reformar y c√≥mo te gustar√≠a que quedara. Escoge los materiales quema que gusten y otros que puedan sustituirlos. F√≠jate un presupuesto m√°ximo para invertir. No olvides valorar las diferentes opciones entre hacerlo t√ļ y hacerlo una empresa. Solicita un cr√©dito al instante con la cuant√≠a que te haga falta. Y a disfrutar de tu nueva casa.

Son cada vez más las personas que se preguntan si pueden conseguir un préstamo estando en las listas de ASNEF. Muchas personas creen que estar en un fichero de morosidad les impide acceder a cualquier tipo de crédito, sea cual sea la entidad que lo emitan. Pero esto no siempre es así, ya que de algunas de ellas sí que se puede conseguir.

Los pr√©stamos con ASNEF nos aportan soluciones financieras que nos permitir√°n conseguir un pr√©stamo r√°pido o la del aunque aparezcas en un listado de morosos. Con ellos puedes conseguir dinero aunque no te vas en, por poner un ejemplo, una compa√Ī√≠a el√©ctrica o una empresa de telefon√≠a m√≥vil, que suele ser lo m√°s com√ļn.

Este tipo de préstamos online inmediatos, los puedes utilizar para el fin que te haga falta, ya sea para pagar las tasas de matrícula universitaria, para hacer una reforma en tu casa, para realizar un viaje o para comprarte un coche nuevo; la verdad es que con los créditos con ASNEF puedes cubrirla. No te pedirán que justifiques el crédito, puedes pedirlo para lo que necesite sin tener que dar ninguna explicación.

Para conseguir un préstamo con ASNEF hay que seguir los siguientes pasos: lo primero es rellenar el formulario de solicitud con tus datos, la cuantía que necesitas y el plazo de devolución. A continuación la entidad la recibirá y la analizara. Durante el análisis estudiarán tu caso en concreto para verificar que cumples con los requisitos mínimos. Como esto son muy pocos, la respuesta la recibirás casi al momento con la concesión del crédito. Una vez el crédito te ha sido aprobado, pero ingresarán en tu cuenta corriente prácticamente al instante.

Aunque tengas ingresos demostrable, seas mayor de edad y tengas una cuenta para que crearan el ingreso es suficiente.

Si necesitas un coche, si vas a hacer unas reformas en tu casa o vas a comprarte otra y necesitas un dinero rápido, la solución está al alcance de tus manos con los préstamos rápidos online.

Hablamos de especialistas en  prestamos r√°pidos, por lo que le garantizamos un procesamiento r√°pido de su solicitud de  pr√©stamo.

No dudes en utilizar el simulador de  prestamos online, el cual  permite un f√°cil manejo de las diferentes solicitudes de cr√©dito.

No tienes más que ir al simulador de crédito y calcular la velocidad del rayo el calculo del préstamo online que quieres conseguir. Si tuvieras preguntas adicionales sobre la concesión de una línea de crédito, puedes hacerlo también por teléfono.

Es posible también que no ahorraras en su momento y ahora te surgan gastos adicionales e inesperados que vienen a surgir siempre en el momento más inoportuno, pues para ese tipo de casos principalmente es para lo que están enfocados los préstamos rápidos online.

Estos cr√©ditos online suelen solucionar todo tipo de necesidades, desde una multa que no te esperabas, hasta llevar el coche al taller, pasando por hacerle unos arreglillos a tu casa, igual s√≥lo es la cocina o el cuarto de ba√Īo o puede ser tambi√©n el coche que siempre has deseado; es preciso tambi√©n que lo que necesites sea un viaje que te vuelva a cargar las pilas. Bien, todas estas circunstancias las tendr√°s cubiertas con este tipo de cr√©ditos online.

Soluciones habituales de los  pr√©stamos online inmediatos: Una cuenta imprevista, el coche necesita ser reemplazado, una su casa, puede utilizar un lavado de cara. Tal vez s√≥lo la cocina o  el coche de tus sue√Īos, tu has visto o si necesita un viaje relajante y bonito?. Todas estas circunstancias estan cubiertas con los  pr√©stamos rapidos online.

Solicita ahora tu préstamo rápido online y obtén el dinero que necesitas.

20 julio 2017

Cómplices de una farsa

Ha venido a verte alguien importante, alguien que te haya dicho qu√© delito has cometido... Nadie ha hablado conmigo, ni me ha dicho nadie nada. No s√© lo que va a pasar... «Pero cuando llegu√© por la tarde a casa de mi abuela, una llamada telef√≥nica me anunci√≥ que al d√≠a siguiente deb√≠a presentarme en la Sala Universal de las FAR, porque iba a comenzar el juicio contra mi padre. No me lo pod√≠a creer. Ni siquiera hab√≠a podido buscar un abogado. No se preocupe ust√© por los abogados, replicaron, que ya los puso la Revoluci√≥n. Son abogados de oficio del Ministerio del Interior. Las mujeres de Patricio y de Tony compart√≠an la misma indignaci√≥n, pero ¿y los abogados...? 

Ni siquiera han venido a hablar con la familia, a preguntarnos algo. «Los familiares fuimos colocados en la parte derecha de la sala. Los acusados, en primera fila, y detr√°s una hilera de tropas especiales. Y en el aforo, militares con sus gorras y sus condecoraciones. No pod√≠a soportar aquello, sent√≠a rabia, odio. Quer√≠a gritarles, idesgraciados, ustedes son c√≥mplices de esta farsa...! «Tras el primer descanso nos condujeron a una sala para hablar con los abogados. Ya estaban los dos frente a m√≠. Uno negrito, el de mi padre; el otro muy gordo, el de mi t√≠o Patricio. "Yo conozco a Patricio desde hace mucho tiempo", le dice el gordito a Mar√≠a Elena; "ha sido un hombre √≠ntegro y no puedo comprender lo que sucede, pero si le digo la verdad no he tenido tiempo de leerme el expediente, as√≠ que no s√© bien c√≥mo voy a organizar la defensa". «Era humano, pero el abogado de mi padre, imag√≠nate, me dice: "yo a su padre no lo puedo defender, porque para m√≠ defenderlo es una deshonra, iqu√© quiere que haga yo!", pues que dimita, le replico, "no puedo, porque es una tarea que me ha impuesto la Revoluci√≥n y tengo que cumplirla, y ya ver√© lo que hago, porque es muy dif√≠cil..." 

«El juicio dur√≥ algo m√°s de una semana, una angustia completa. Todo estaba marcado de antemano, las preguntas del fiscal, las respuestas, todo dirigido al fin perseguido, y cuando un acusado pretend√≠a salirse del libreto enseguida lo cortaban, no, eso no es materia del juicio, y si se rebelaba lo llevaban fuera de la sala, le daban una pastilla y lo hac√≠an callar. Durante una semana y media la televisi√≥n pas√≥ informaci√≥n y escenas del juicio, previamente manipuladas. Yo me sent√≠a tan rabiosamente impotente que la boca se me llen√≥ de llagas por dentro, algo psicosom√°tico, supongo, la impotencia, el no poder nada. Sal√≠a rendida de las sesiones. «Cuando el fiscal pidi√≥ las condenas, el √ļltimo d√≠a de juicio, los familiares estallamos. Mar√≠a Elena le grit√≥ maric√≥n al fiscal, hijo de puta, aquello era una tormenta de insultos, y a m√≠ me dio por decirle a mi pap√° que no se preocupara, que yo iba a hacer una gesti√≥n, pero que a √©l no le iba a pasar nada. Al llegar a Patricio de la Guardia, el fiscal aclar√≥ que √©l no estaba relacionado con el narcotr√°fico, a pesar de lo cual ped√≠a la m√°xima pena de reclusi√≥n para √©l «por haberle faltado la entereza y el valor de un general revolucionario para denunciar a su hermano».

«Me acuerdo que fuimos a ver a Garc√≠a M√°rquez, una de las casas m√°s lujosas de Siboney, regalo de Fidel, que conoc√≠a muy bien a mi padre, y √©l, asombrado, dec√≠a esto no puede ser, nadie lo quiere, Fidel estar√≠a loco si permitiera las ejecuciones, no te preocupes, que yo personalmente voy a hablar con √©l. No s√© si hizo algo o no, pero sabemos que despu√©s, en Europa, justific√≥ los fusilamientos... «Por las noches, -prosigue Ily incansable, como quien cuenta una historia lejana- yo me iba al Comit√© Central, donde est√°n las oficinas de Fidel, en la plaza de la Revoluci√≥n, y me sentaba en la acera, d√©jenme entrar, quer√≠a ver a Fidel, yo quiero hablar con Fidel, ustedes me tienen que dejar hablar con √©l, no puede ser que √©l apruebe eso... «Tanto Ochoa como mi padre se hab√≠an inculpado, pero yo s√© que Fidel les pidi√≥ que se autoinculparan, los yanquis ten√≠an pruebas del narcotr√°fico contra Cuba, le dijo a mi padre, y la Revoluci√≥n estaba amenazada, hab√≠a que arreglar la situaci√≥n, es preciso que te hagas responsable de este problema, y t√ļ vas a ver que todo se va a arreglar despu√©s, todo va a quedar en familia... 

«Fue una jugada maestra de Castro, asegura Jorge, una muestra de maquiavelismo, de falta de pudor y honestidad sin parang√≥n, porque con las condenas lava la cara de su Gobierno y la suya propia, y adem√°s se quita de encima, asesin√°ndolos o conden√°ndolos a 30 a√Īos, a oficiales con prestigio que indudablemente pod√≠an convertirse en una corriente de opini√≥n renovadora dentro de las fuerzas armadas cubanas. «El tribunal dict√≥ cuatro sentencias de muerte, una para el general Ochoa y otra para el coronel Tony de la Guardia. La decisi√≥n final pas√≥ entonces al Consejo de Estado, que preside Fidel. «Al d√≠a siguiente, estando en casa de Mar√≠a Elena con mis hermanos, dos oficiales hicieron acto de presencia. Eran el psic√≥logo y el psiquiatra de Villa Maristas. 

Sabemos que su padre es un revolucionario, pero esto que ha hecho ha comprometido a la Revoluci√≥n, y la Revoluci√≥n es todo el pueblo, esto puede suponer una invasi√≥n del imperialismo, imag√≠nense cu√°ntos ni√Īos cubanos podr√≠an morir, entonces lo que queremos es que ustedes comprendan la justeza de la sentencia y de la ejecuci√≥n... ¿T√ļ eres consciente de que es correcto que se fusile a tu padre?, preguntaban a mi hermano Antonio. Y se enojaban porque los ni√Īos se quedaban callados, y entonces me di cuenta de que lo estaban grabando, ustedes est√°n locos, ifuera de esta casa! «Cuando vi por televisi√≥n la intervenci√≥n final de Fidel en el Consejo de Estado me qued√© aterrada. Ya no hab√≠a marcha atr√°s. 

Castro bas√≥ gran parte del discurso en demostrar que el h√©roe de Angola no era Ochoa, sino √©l. Pero Ochoa no particip√≥ jam√°s en ninguna operaci√≥n de narcotr√°fico, fue un ensa√Īamiento con el hombre de prestigio que hab√≠a vencido en el Ogaden (Etiop√≠a) y Cuito Cuanavale (Angola), y que estaba en disposici√≥n de encabezar la renovaci√≥n de las FAR cubanas. «¿Qui√©nes son esos gemelos La Guardia? dec√≠a Fidel por televisi√≥n. ¿Qui√©n los conoce? Pero qu√© bandidos, las cosas que han hecho... como si √©l no los conociera de sobra... qu√© barbaridad, hasta ten√≠an un club y un hospital para ellos...iy lo inaugur√≥ √©l!, un hospital que se hizo con el dinero que consegu√≠a el departamento MC del ministerio del Interior, 300 habitaciones, y no sab√≠a nada, o el club La Hiedra,. tambi√©n del ministerio del Interior, donde van √©l y todos sus hijos. Apenas 24 horas antes del estampido de los fusiles, los abuelos fueron a visitar a Tony. «Verdad que es mentira, mi hijito, que te van a matar, ino puede ser verdad!».

«No llores, mami, esto ya no lo para nadie, pero no te preocupes, yo ahora me voy para arriba con Mam√≠n (su otra abuela) y a ustedes les queda poco, as√≠ que muy pronto vamos a estar todos juntos, esto es f√°cil, tres tiritos aqu√≠, -se√Īal√°ndose el pecho con el √≠ndice- pum, pum, pum, total nada, en el L√≠bano pod√≠an haberme desgraciado, en Nicaragua, en Angola. Lo √ļnico que me duele es venir a morir aqu√≠, matado por mi gente. Mami, p√≠dele al arzobispo C√©spedes que rece por m√≠». «Yo le veo en la tarde del 12 de julio, a√ļn ten√≠a alguna esperanza, no los habian fusilado ese amanecer, quiz√°, pensaba, haya a√ļn alguna posibilidad. Fue tremendo, Mar√≠a Elena me hab√≠a pedido: "por favor Ely, no te eches a llorar, tenemos que darle fuerzas", ella hab√≠a pasado con √©l toda la ma√Īana, hab√≠a llorado much√≠simo. 

Mi padre estaba en la unidad de contrainteligencia militar de Boyeros, cerca del aeropuerto de La Habana. Unos agentes nos fueron a buscar a casa. "Ily, esto se va a poner dur√≠simo -me dice-, este pa√≠s va a ser peor que la muralla china. Ily, haz lo posible para que tu hermano sea cualquier cosa menos militar. Me han traicionado totalmente. Recupera lo mejor que tengo, mis cuadros, que est√°n en el Fondo de Bienes Culturales, es el regalo que te dejo. (Todav√≠a no los hemos podido recuperar; nos dijeron que se perdieron). Eres la mayor, repet√≠a, tienes que ayudar a tus hermanos, a tus abuelos. Recu√©rdame como un padre joven, y est√°te siempre orgullosa de m√≠". «Al alba del 13 de julio se cumpli√≥ la sentencia. Un mes justo para la detenci√≥n, la investigaci√≥n judicial, el fallo y la ejecuci√≥n. A las 6 de la ma√Īana lleg√≥ a la casa de Miramar una cartulina gris. 

El cuerpo de Tony de la Guardia est√° enterrado en el cementerio Col√≥n, tumba tal, pabell√≥n tal. Una tumba an√≥nima. La familia dispone de pante√≥n y durante un a√Īo la abuela batall√≥ para que le permitieran trasladar all√≠ el cuerpo. Hace pocas semanas lo consigui√≥. Del diario Gramma: «En horas del amanecer de hoy, 13 de julio, fue aplicada la sentencia dictada por el Tribunal Especial Militar en la causa n° 1 de 1989, contra los sancionados Arnaldo Ochoa, Antonio de la Guardia, Jorge Mart√≠nez y Amado Padr√≥n». «Mi querida Ily preciosa. No tengo m√°s tiempo, s√≥lo vuelvo a decirte lo mucho que te he querido y lo que tu has significado para m√≠, lo que me has ense√Īado y demostrado al final de mi vida, de lo que eres t√ļ, un ser realmente humano, mi amor, me has impresionado, no te conoc√≠a, esto me ha fortalecido tanto que t√ļ no te lo puedes imaginar. Me has dado un ejemplo inigualable. No creo que haya muchas revolucionarias como t√ļ. Ojal√° que yo haya influido en tu formaci√≥n. Mi amor, quiere mucho a Jorge, recuerda de ayudar a Mimi y Pap√≠n y Mar√≠a Elena. Vuelvo a decirte hoy que hay pocas mujeres como t√ļ. Me siento muy orgulloso, s√© que vas a ser un ejemplo para todos. No tengo palabras para describirte mi amor por t√≠. S√≥lo te pido que siempre vivas orgullosa de tu padre, al igual que tus hermanos, ay√ļdalos. Te quiero con toda el alma, y otra vez te quiero. Tu padre. Tony».