07 febrero 2014

Con el cuerpo lleno de silicona de PIP

Lorena Francés lleva tres años pidiendo que alguien le saque del cuerpo la silicona que le quedó adherida tras llevar varios años unas prótesis de la marca PIB (Poly Implant Próthesis). Su caso no es diferente al del resto de afectadas por los postizos mamarios defectuosos, pero su realidad es distinta porque «es mucho tiempo, más de tres años, el que llevo denunciando mi situación y hasta que no ha salido en los medios de comunicación nadie me hacía caso», indicó Francés.

Todo se inició el 27 de abril de 2009 cuando, tras solicitar un cambio de prótesis, el cirujano descubrió que Lorena llevaba en la parte derecha la marca PIB y se hallaba rota. Por ello, las cambió por otras de la marca Sebbin.

Sin embargo, y a pesar de haber sido extraídas las piezas defectuosas, la paciente sufría dolor y molestias en la zona. El 27 de enero de 2010 se le diagnostica una tumoración en el ángulo interno de la mama derecha. Es nuevamente intervenida el 6 de febrero del mismo año y en dicha operación se extirpan las segundas prótesis y se comprobó que estaban intactas y sin ningún tipo de alteración.

En esta intervención se extrae un gran siliconoma en la mama derecha que al ser observado por un cirujano es rápidamente remitido a Anatomía Patológica a los efectos de un diagnóstico preciso.

Desde ese momento, «me han detectado varios trozos de la prótesis rota en diferentes pruebas diagnósticas y siempre acaban con turmoraciones», según Lorena, quien además critica que cuando acudía a Sanidad para que analizaran su problema médico «nadie me creía y me siguen dando largas».

Esta valenciana de Simat de la Valldigna continúa con su petición de que le quiten los trozos de silicona que le están generando problemas oncológicos. Pero no le va a resultar fácil porque aunque en Francia aconsejan retirarlos, en España sólo se recomienda a los facultativos que realicen un seguimiento. En concreto, el Ministerio de Sanidad propone sólo un estudio de los casos y actuar si hay algún problema, una posición que es ratificada por muchos especialistas en cirugía Plástica y Reparadora que aseguran que la mayoría de las prótesis no provocan cáncer.

Lorena es la excepción que confirma la regla. Le detectaron el 19 de abril de 2010 dos fragmentos gris amarillentos de dos por seis centímetros de grosor y el pasado 29 de noviembre le encontraron focos de silicona extracapsular de ocho por tres milímetros de tamaño. «Dicen que no genera cáncer cuando a mí ya me han quitado varias tumoraciones. No lo veo claro, sólo pido que Sanidad estudie mi caso como ejemplo de lo que puede pasarles a las mujeres que hayan asumido estas prótesis», resumió Francés.

En Estados Unidos, las autoridades sanitarias advirtieron sobre los implantes mamarios PIP a principios del año 2000, al enviar una carta al fabricante, Jean-Claude Mas, pero en España, Sanidad no ha hecho nada hasta saltar el escándalo mediático.

No hay comentarios:

Publicar un comentario