13 mayo 2017

Winona Ryder tiene anorexia

Como era previsible, ese tonto cargado de supuesto sentido común y de buenos sentimientos, Forrest Gump, derrotó a los matones que el tonto de nuevo cuño Quentin Tarantino se había encargado de aderezar con mucho ketchup. Tampoco tuvieron nada que hacer los listillos que se hacen los tontos en Quiz Show, ni los presidiarios de Cadena perpetua, ni mucho menos esa pandilla de británicos que se pasan la vida de boda en boda y de funeral en funeral. La gran perdedora fue Pulp Fiction. Pero si hablamos de auténticos perdedores hay que referirse forzosamente al Robert Redford de Quiz Show.

Permítaseme introducir en la lista de perdedoras títulos ni siquiera nominados: Nobody's Fool, de Robert Benton; Balas sobre Broadway; Wyatt Earp y Entrevista con el vampiro. Estas cuatro películas y Quiz Show, hubieran integrado mi papeleta.

Las cinco actrices nominadas son muy buenas. Winona Ryder es tan joven y está tan flaca... Así es que la cosa quedaba entre Jodie Foster y Jessica Lange. ¿Cómo se olvidaron del dificilísimo trabajo de Sigourney Weaver en La muerte y la doncella?
Mi indignación alcanza magnitudes siderales cuando la Academia prefiere las muecas de Tom Hanks a la lección que imparte Paul Newman en Ni un pelo de tonto. Aunque el perdedor ha sido John Travolta. ¡Ojo! Travolta ya estaba muy bien en sus primeros papeles de bailón hortera.

¿Y por qué Travolta concursaba como protagonista y Samuel L. Jackson como secundario si siempre salen juntos en la película? Será porque Travolta es blanco y Jackson negro. No hubiera estado mal que hubieran figurado los nombres de Ralph Fiennes y John Turturro (por Quiz Show) y de Ben Kingsley por La muerte y la doncella. El Oscar al mejor secundario está muy bien dado a Martin Landau. Los perdedores son todos buenos actores. ¿Saben a quién le habría dado yo este premio?: al viejo presidiario James Whitmore. Pero no estaba nominado.
Entre las actrices de reparto echo de menos a la niña-vampira Kirsten Dunst y sobre todo a Melanie Griffith y Jessica Tandy (Ni un pelo de tonto) y a Jamie Lee Curtis (Mentiras arriesgadas).

Hay cosas que me gustan en Quemado por el sol, pero otras me irritan. Demos este Oscar por bueno porque ha dejado en la cuneta al insoportable Farinelli. Perdedoras son Comer, beber, hombre, mujer del ya clásico perdedor Ang Lee y Fresa y chocolate. Debería haber llegado a la final Vivir, la última obra maestra de Zhang Yimou, y que Caro diario, Canción de cuna y La reina de la noche están muy por encima de algunas de las nominadas, incluida la ganadora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario